Nuestra Empresa

La oficina de “Torijano” abre sus puertas en septiembre de 1950 en un pequeño local de la calle Toro (antes Generalísimo Franco) frente a los “Italianos”, para trasladarse, poco tiempo después a la Plaza de los Bandos donde permanecerá hasta final de los años 70, cuando José Torijano se traslada al actual domicilio.

Su viuda, Dulcinea Pérez permanece al frente del despacho, asistida por profesionales muy competentes hasta su jubilación en 2007, motivando el nacimiento de la Sociedad limitada que constituyen sus hijos para dar continuidad al servicio y atención que desde hace más de 60 años se llevan prestando a los profesionales salmantinos.

La constante evolución de la legislación laboral obliga a ir adaptando las empresas a un sistema de Seguridad Social cada vez más completo, ampliándose paulatinamente las coberturas y protecciones sociales con las aportaciones de colectivo laboral, lo que supone también, cada vez más, una compleja trama documental que empresas y trabajadores encomiendan a nuestro despacho.